El por qué de la práctica

Hay un trabajo inicial que tiene cierto carácter terapéutico, es decir, de “ajustar” cosas en nosotros que no “funcionan bien”. Trabajamos a nivel físico, emocional, mental. Eliminamos tensiones, digerimos emociones o traemos a la superficie memorias inconscientes que nos generaban dificultades. Todo este trabajo nos hace sustancialmente mejores en nuestro día a día. Mucho de lo que hemos comentado en este blog tiene que ver con ésto, aunque puede ir mucho más allá, al verdadero terreno de la terapia.

Pero hay un “trabajo” que no intenta mejorarnos, simplemente porque trabaja en un plano, el espiritual, en el que “no hay nada que mejorar”. Esta práctica más avanzada conecta simplemente con el puro reconocimiento de quién eres, desde el puro amor a esa realidad. La autoindagación, la meditación, el yoga meditativo, la contemplación, son así pura manifestación de quién eres.

Intento que el yoga meditativo o el Mindfulness  con la que trabajo en mis cursos toquen esta realidad espiritual.

Una pista que ofrece Hareesh Wallis: cuando conectas con esta motivación profunda de expresar y reconocer quién de verdad eres, tu práctica florece y se expande, conectando con la felicidad (bliss, joy) que eres.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s